Con los cientos de compuestos contenidos en Cannabis, saber qué efectos induce a cada uno de ellos puede ser complicado. Nos limitamos a profundizar en los dos principales cannabinoides, THC y CBD, para resaltar sus diferencias y usos.

El mundo del cannabis puede ser un verdadero campo de minas, especialmente cuando se trata de comprender la diferencia entre los diferentes compuestos de esta planta, tan queridos y buscados por muchos. Los límites legales que limitan el acceso al cannabis en muchos estados, sin embargo, generan un factor intimidante, por el cual muchas personas prefieren renunciar a profundizar la gran cantidad de usos que ofrece esta planta. Los dos compuestos principales, o “cannabinoides”, contenidos en Cannabis son THC y CBD. El THC es el más conocido, siendo el ingrediente activo asociado con los efectos psicoactivos y, en consecuencia, la persona responsable de la ilegalidad del cannabis en muchos países. Sin embargo, cuando hablamos de CBD, las cosas cambian y mucho. Este cannabinoide, de hecho, tiene propiedades muy diferentes al THC, pero la ignorancia a menudo tiende a etiquetarlo como otro compuesto psicoactivo para evitar.

Comprender la verdadera diferencia entre estos dos ingredientes activos puede ser bastante complicado, pero le permitirá comprender mejor algunos de los usos más modernos y emocionantes del cannabis, como ofrecer a muchas personas la oportunidad de mejorar su nivel de vida.

THC

Comenzamos a analizar los consumidores de cannabis más populares y queridos: THC o tetrahidrocannabinol (también nos queda la abreviatura THC, mucho más fácil de pronunciar y recordar). Es el compuesto psicoactivo principal contenido en las plantas de Cannabis y es responsable de la llamada “alta” causada por la marihuana. Los efectos del THC varían según su concentración, pero incluso pequeños porcentajes pueden estimular en el cerebro. Normalmente, sientes sentimientos de euforia, relajación, peso y apetito (como el famoso hambre química que muchos de ustedes sabrán). Sin embargo, es esta capacidad para alterar los sentidos lo que ha hecho que el THC sea ilegal en la mayor parte del mundo, donde, sin embargo, la propagación del cannabis como droga recreativa no ha encontrado ningún obstáculo. Aunque es un compuesto psicoactivo considerado ilegal en muchos países, el THC ha mostrado propiedades interesantes en el campo de la medicina. Siendo el primer compuesto descubierto dentro de las plantas de Cannabis, la investigación ya ha obtenido resultados prometedores para su posible aplicación con fines terapéuticos. De hecho, se ha demostrado que puede actuar eficazmente contra enfermedades crónicas o graves y trastornos de diversa índole, ofreciendo alivio y reduciendo los dolores donde los medicamentos convencionales han fallado o no pueden ser utilizados por sus efectos secundarios dañinos.

CDB

CBD
Ahora que hemos entendido mejor las propiedades del THC, podemos enfrentar más fácilmente los beneficios del CBD (cannabidiol), así como las diferencias entre estos dos cannabinoides. La principal diferencia es que el CBD es un compuesto no psicoactivo, es decir, no causa ningún “nivel alto”. Esto, por supuesto, fue acogido con particular entusiasmo por el mundo científico y médico, pero sus potenciales aplicaciones en humanos todavía están en estudio hoy en día. Gracias a sus propiedades no psicoactivas, este cannabinoide se considera seguro y, lo que es más importante, legal en todo el mundo. Sin embargo, la estrecha relación con THC tiende a poner falsamente estos dos compuestos en el mismo nivel. Pero ahora que sabemos que CBD es seguro y legal, ¿cuáles son sus aplicaciones reales y potenciales?

CDB

CBD Oil

Se ha demostrado que el CBD es particularmente efectivo en el tratamiento de la esquizofrenia, el trastorno de ansiedad social y la depresión, además de contrarrestar muchos otros síntomas psicóticos. Las personas que padecen estos trastornos pueden mejorar su calidad de vida gracias a las propiedades terapéuticas de este cannabinoide, sin verse obligados a manejar los efectos secundarios potencialmente inducidos por el THC, como la alteración de los sentidos y las sensaciones de ponderación y letargo. Además de ayudar en el tratamiento de algunos síntomas psicóticos, el CBD también se usa en el tratamiento de enfermedades físicas como inflamación, dolores de cabeza, artritis y espasmos musculares (otorgando a este cannabinoide una connotación terapéutica aún más amplia). Al mismo tiempo, al ser un compuesto muy versátil, el mundo de la medicina continúa hoy estudiando todos los efectos posibles, para poder esbozar con mayor precisión sus aplicaciones en el campo médico. La lentitud con la que la investigación se mueve en esta dirección se debe principalmente a la imagen que la sociedad moderna tiene del THC, considerado el león agresivo de los ingredientes activos del Cannabis, absolutamente a evitar. Sin embargo, aunque gran parte de los estudios aún se encuentran en alta mar, lo que hace que el enfoque científico del CDB sea aún más interesante es que podrías descubrir otras propiedades terapéuticas interesantes,

Deja una Respuesta